Europa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El asesinato de Samuel Paty el viernes 9 de octubre generó una ola de indignación en todo el país. Es la primera vez que un ataque de estas características se lleva a cabo contra un profesor. El personal educativo se encuentra en estado de shock, dividido entre el malestar, la ansiedad y la ira.

Condenamos este atroz crimen sin la más mínima condescendencia. Como todos los atentados, sus consecuencias son completamente reaccionarias. Para comprobarlo, basta con escuchar a los políticos y periodistas que, desde el 9 de octubre, se dedican a realizar una repugnante explotación política de la tragedia. En un discurso de propaganda racista, mezclan llamamientos a «luchar contra la inmigración», cuestionar el derecho de asilo, prohibir el uso del velo, castigar a los estudiantes culpables de «ataques al laicismo», castigar también a sus padres (incluso expulsar a toda la familia del territorio), etc. Los mismos que hasta entonces habían insultado a los maestros, calificándolos de «holgazanes» y «privilegiados», los convirtieron en los pilares heroicos de la República Francesa. Al mismo tiempo, parte de la oposición de izquierda (especialmente Francia Insumisa) es acusada de «izquierdismo islámico», incluso de «complicidad» con el terrorismo islamista.

La izquierda y el movimiento sindical no deben permanecer pasivos ante esta propaganda y frente a las medidas anunciadas o elaboradas por el gobierno. En esta cuestión, como en todas las demás, la llamada «unión nacional» es una trampa que solo sirve a los intereses de la clase dirigente francesa, que tiene gran parte de la responsabilidad en los ataques terroristas que afectan regularmente al país. El movimiento obrero debe señalar y denunciar esta responsabilidad, que es evidente a varios niveles.

Pero, en primer lugar: ¿por qué no se ha puesto a Samuel Paty bajo protección policial? Los servicios del Estado, incluido el cuerpo de inteligencia territorial, estaban al corriente de las denuncias y los vídeos contra el profesor. Además, no conocemos el papel exacto que desempeñó Abdelhakim Sefrioui, que figura en el FSPRT [Expediente de alerta para la prevención de la radicalización terrorista], pero se conocía su implicación personal en el conflicto con el profesor ¿No era esto suficiente para tomar la decisión de poner a Samuel Paty bajo protección policial? Esta es una pregunta que evitan todos aquellos que, en televisión, prefieren explotar este crimen para intensificar su propaganda contra todos los musulmanes, aunque «sin generalizar», como dicen antes de regodearse.

Esta ofensiva política contra los musulmanes, que se viene desarrollando desde hace muchos años, pretende dividir a la clase obrera y desviar su atención de los verdaderos responsables de la crisis, del desempleo y de la miseria. Pero esta ofensiva es también uno de los factores, entre otros, que alimentan el fundamentalismo islámico. Se trata de un círculo vicioso: con cada ataque (e incluso en ausencia de ataques), los reaccionarios de todas las tendencias vierten su propaganda contra todos los musulmanes; pero, al mismo tiempo, esta propaganda, al igual que los ataques del Estado a la libertad de culto (como las leyes contra el uso del velo), constituye una materia prima ideal para la propaganda de la militancia fundamentalista. Así pues, lejos de contribuir a la «lucha contra el fundamentalismo», el ataque de los medios de comunicación contra los musulmanes solo puede contribuir a reforzarlo, es decir, a dotarlo de nuevos partidarios y nuevos candidatos al «martirio».

Hay otros factores, por supuesto, que han alimentado y siguen alimentando la gangrena reaccionaria del fundamentalismo. Entre estos factores destacan los crímenes del imperialismo, especialmente el francés, en Oriente Medio y África. Los caballeros mediáticos de la «lucha contra la radicalización» no dicen una palabra sobre aquéllos. Y con razón: la mayoría de ellos han apoyado las intervenciones del imperialismo francés en Afganistán, Libia, Irak, Siria y el Sahel. Estas intervenciones, al igual que las de los imperialistas estadounidenses y británicos, desempeñaron un papel decisivo en el desarrollo de las organizaciones fundamentalistas, entre ellas Al Qaeda y el Estado Islámico. Estas organizaciones han prosperado en el sangriento caos que los imperialistas han sembrado en países poblados por una mayoría de musulmanes. Alrededor del mundo, las imágenes de estas guerras imperialistas han provocado la ardiente indignación de numerosos musulmanes, y han empujado a algunos de ellos a los brazos de los fundamentalistas. Hoy en día, en el Sahel, el imperialismo francés está librando la llamada «guerra contra el terrorismo», una guerra para defender los intereses de las multinacionales francesas, que además está incrementando constantemente las filas de terroristas.

En 2013, siguiendo el ejemplo de los Estados Unidos, el imperialismo francés apoyó a los llamados «rebeldes moderados» que luchaban contra el régimen de Bashar al-Assad en Siria. Es un hecho bien conocido que estos «rebeldes» no eran más moderados que el verdugo de Samuel Paty del 9 de octubre. El imperialismo francés ha apoyado, financiera y militarmente, a las milicias fundamentalistas que han sembrado el terror en Siria, todo ello con la conformidad de la mayoría de los políticos que hoy en día exigen medidas «extremadamente firmes» contra cualquier persona sospechosa del más mínimo «signo de radicalización», ¡incluso los estudiantes de educación primaria y secundaria! Su cinismo e hipocresía no tienen límites.

Por último, para completar este escenario, cabe recordar que el imperialismo francés mantiene excelentes relaciones políticas, económicas y militares con regímenes extremadamente reaccionarios (como Arabia Saudita y Catar) que financian masivamente a organizaciones fundamentalistas. Con estos regímenes, entramos en la corte de los grandes, e incluso de los más grandiosos, en lo que concierne al fundamentalismo. Pero lo que prevalece, desde el punto de vista del gobierno de Macron (así como en los anteriores), son los intereses fundamentales del imperialismo francés, por lo que: «Muévete, que aquí no hay nada que ver».

Las intervenciones imperialistas en Oriente Medio y en África, el apoyo directo o indirecto de los imperialistas a las organizaciones fundamentalistas, la propaganda permanente contra los musulmanes, las diversas formas de discriminación contra los musulmanes (que a su vez son los más afectados por la miseria), el desempleo, y el acoso policial: estos son los principales factores que han alimentado y alimentan el fundamentalismo en Francia. En otras palabras, hoy, como en el pasado, el terrorismo es uno de los horribles síntomas de un sistema enfermo, un sistema podrido que está arrastrando a la humanidad a un sangriento callejón sin salida. La barbarie fundamentalista es la otra cara de la barbarie imperialista y capitalista. Esto es lo que deben explicar los dirigentes de la izquierda y del movimiento sindical, en lugar de inclinarse hacia un llamado «sindicato nacional» con partidos de derecha que son responsables, a su nivel, de la gangrena fundamentalista.

Si en lugar de aferrarse al capitalismo, los dirigentes del movimiento obrero presentaran un programa y una perspectiva revolucionaria, generarían entusiasmo entre un gran número de jóvenes y trabajadores musulmanes, incluyendo entre aquellos que atienden a discursos fundamentalistas. Muchos de ellos les darían la espalda a los agitadores reaccionarios para unirse a la lucha contra la opresión, contra las guerras imperialistas, contra la explotación, por el socialismo. Sin embargo, solo la victoria de esta lucha permitirá acabar con el fundamentalismo, como con todos los demás flagelos que la crisis del capitalismo agrava constantemente.

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: contacto@luchadeclases.org

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí