Europa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Las líneas de la batalla ya han sido trazadas. Gran Bretaña celebrará elecciones generales el 12 de diciembre. Esta será la elección más disputada en generaciones.

En palabras de Jeremy Corbyn:

“Estas elecciones son una oportunidad única en una generación para transformar nuestro país y enfrentarse a los intereses creados que frustran a la gente.

“Las opciones en esta elección no podrían ser más claras: un gobierno laborista estará de su lado; mientras que los conservadores de Boris Johnson, que piensan que nacieron para gobernar, sólo cuidarán de unos pocos privilegiados.

“Ahora lanzaremos la campaña más ambiciosa y radical para un cambio real que nuestro país haya visto jamás. Esta es nuestra oportunidad de construir un país para la mayoría, no para la minoría, y adecuado para la próxima generación”.

Estas palabras combativas de Corbyn inspirarán a todos aquellos que quieran deshacerse de este abominable gobierno conservador dirigido por una camarilla de pícaros y charlatanes privilegiados. Inspirarán a aquellos con contratos de “cero horas”; a quienes trabajan por el salario mínimo; a aquellos que no tienen guarderías; a aquellos con alquileres desorbitados. Inspirarán especialmente a los jóvenes, que buscan un futuro desesperadamente.

Los millonarios

Johnson hará todo, incluso mentir entre dientes, para asegurarse la victoria para él y sus amigos millonarios.

Mentirán con sus promesas de dar más fondos para escuelas y hospitales, cuando han llevado a cabo la austeridad más brutal, junto con los Tories amarillos, los Liberal-Demócratas.

Los conservadores han presidido el mayor cambio de riqueza que se ha producido a los parásitos más ricos, mientras que los sectores más pobres han sido los más afectados. Los conservadores son un gobierno hecho por los ricos para servir a los ricos.

Privatizarán el NHS (servicio de salud nacional) abriéndolo a las corporaciones estadounidenses, como reveló el reciente programa Dispatches. Estos buitres capitalistas esperan exprimir grandes ganancias del NHS, elevando enormemente el precio de los medicamentos y tratamientos para los más vulnerables.

Apuesta

Johnson se ha visto obligado a convocar estas elecciones generales. Espera ganar una mayoría. Pero esto es un grave error. Él piensa que el encabezamiento actual de los conservadores en las encuestas de opinión asegurará su victoria. Pero él y sus asesores están equivocados.

La situación es extremadamente volátil y el estado de ánimo puede cambiar, y cambiará, en el espacio de unos días. Las próximas cinco semanas serán una montaña rusa.

"Por supuesto que es una apuesta", dijo un asesor principal del Primer Ministro. "Pero es la opción menos mala". ¡Qué confianza!

Rory Stewart, el ex contendiente por la dirección del Partido Conservador, predijo que "será una repetición de lo que sucedió en 2017".

Dos años y medio después de la decisión de Theresa May de celebrar elecciones anticipadas, Johnson se encuentra en una posición sorprendentemente similar. Ese fue un momento en que los conservadores perdieron su mayoría parlamentaria. El recuerdo de esto todavía es suficiente para hacer que los parlamentarios conservadores empiecen a sudar nerviosamente.

Transformación

El panorama electoral es ciertamente similar al periodo anterior a las elecciones de 2017. Ayer, el partido laborista tenía 25 por ciento en las encuestas, exactamente el mismo nivel que cuando Theresa May convocó sus elecciones anticipadas. Bajo Johnson, sin embargo, los conservadores están muy por detrás de donde estaban al comienzo de la última campaña. En aquel momento, los conservadores tenían el 44 por ciento en las encuestas el día en que se convocaron las elecciones. Hoy tienen un 36 por ciento de los votos en las encuestas.

Debemos recordar que las elecciones generales de 2017 transformaron una mayoría del partido conservador en una minoría. May partía con 22 puntos por delante de los laboristas, pero esto desapareció.

La razón de esto fue la campaña combativa de Corbyn en todo el país y el programa radical presentado por el Partido Laborista. Esto transformó la situación e hizo que el Partido Laborista avanzara 11 puntos durante las elecciones. Este fue el mayor cambio electoral para el Partido Laborista desde 1945.

"Si la misma hazaña se repitiera en 2019", explicó el Financial Times, "los conservadores estarían fuera del poder".

Según John Curtice, encuestador de UK, convocar elecciones es una apuesta para Boris Johnson. El Partido Laborista no tiene que avanzar mucho en la campaña para arrebatarle escaños a los conservadores y echar a Johnson de Downing Street.

Divisiones

Incluso para llegar a esta posición actual, Johnson ha tenido que traicionar a sus antiguos aliados. Se vio obligado a deshacerse del DUP (partido unionista de Irlanda del Norte), alejándolos de cualquier acuerdo en el futuro.

Escocia también fue abandonada, con Ruth Davidson abandonando el liderazgo de los conservadores escoceses. Es probable que esto provoque que los conservadores pierdan la mayoría de sus escaños al norte de la frontera. Hay 13 escaños conservadores en Escocia, todos los cuales son vulnerables.

La postura de Johnson sobre el Brexit ha socavado el apoyo de los conservadores en el sur, que fue clave para su éxito anterior.

"La mayoría de nosotros estamos preparados", dijo Gary Streeter, un veterano diputado conservador y ex parlamentario. "Creo que perderemos 20 y ganaremos 60". Por otro lado, dejando de lado la jactancia, los conservadores podrían perder 20 y no ganar nada.

Johnson ha intentado marginar al Partido del Bréxit moviéndose más hacia la derecha. Pero al hacerlo, ha alejado a grandes sectores de votantes conservadores tradicionales, que pueden moverse a los Liberal-Demócratas.

En cualquier caso, los conservadores aún son vulnerables a los ataques de Farage (líder del Partido del Bréxit) por no sacar a Gran Bretaña de la UE antes de la fecha límite de Halloween, como lo prometieron rotundamente. La desafortunada promesa de "hacerlo o morir" de Johnson para sacar a Gran Bretaña de Europa el 31 de octubre se ha convertido en una piedra de molino alrededor de su cuello. Por lo tanto, el Partido del Bréxit podría comerse el voto conservador, permitiendo que el partido laborista gane escaños.

Todo esto podría dividir el voto conservador y permitir al Partido Laborista ganar.

Los conservadores esperan ganar escaños del Partido Laborista en el norte. La estrategia del partido conservador, centrada en una campaña demagógica "Pueblo contra Parlamento", se basa en compensar las pérdidas en el sur al ganar escaños del Partido Laborista en el norte.

Pero este resultado está lejos de ser cierto. Los trabajadores en estas áreas están familiarizados con el flagelo de las políticas conservadoras, que destruyeron sus comunidades. La gente tiene largos recuerdos de los conservadores y el thatcherismo. El sentimiento anti-conservador en el norte es profundo.

La victoria

"La distancia por arriba que tiene ahora el partido conservador no tiene que bajar mucho para que se dé la posibilidad de un parlamento sin mayorías", dijo John Curtice.

Esto, y mucho más, se puede lograr nuevamente. Al movilizar a sus 500.000 miembros, el partido laborista puede convencer a millones para votar por un gobierno de Corbyn. Los conservadores, en comparación, no tienen nada en sus bases.

Por supuesto, el partido laborista no puede dar nada por sentado. Los conservadores y sus amigos en la prensa lanzarán todo contra nosotros. Será la elección más feroz en décadas.

Sin embargo, el partido laborista está en una posición sólida. Como Corbyn ha subrayado correctamente, no somos parte del 52 por ciento, ni del 48 por ciento, sino del 99 por ciento. Representamos a los trabajadores contra los multimillonarios y su sistema en crisis.

Corbyn ya ha comenzado a recorrer el país, reuniendo multitudes. Y los activistas han respondido al llamamiento a las armas del partido laborista, excavando profundamente en sus bolsillos para recaudar £500.000 en pequeñas donaciones de partidarios individuales para el cofre de guerra del partido en solo 24 horas.

Junto con un audaz manifiesto de izquierda, una campaña de masas puede cambiar la situación y poner a Corbyn en el número 10 (casa oficial del Primer Ministro).

El mensaje de cambio de Corbyn puede inspirar a millones, especialmente a aquellos que se han vuelto elegibles para votar, los que tenían 16 y 17 años en las últimas elecciones. Los estudiantes y los jóvenes pueden desempeñar un papel clave en la consecución de los escaños marginales.

Y la última vez, la sede del partido laborista estaba en manos de funcionarios del ala derecha. Hoy, el aparato del partido está en manos de aquellos que quieren una victoria de Corbyn.

Socialismo

Nuestro movimiento tiene todas las posibilidades de éxito. Cuanto más audaz y radical sea el programa, más apoyo obtendremos. Esa fue la lección de 2017.

Debemos hacer de estas elecciones generales la batalla de Waterloo para el partido conservador, donde Johnson vea caer su cadáver político en una zanja. Debemos luchar con todas nuestras fuerzas para asegurar un gobierno laborista encabezado por Corbyn. Al hacerlo, lucharemos por políticas socialistas audaces para responder a la crisis del capitalismo.

Los conservadores no tienen confianza. Tienen todo que perder. Nosotros, por otro lado, entramos en esta elección con confianza en nuestras ideas. Con seis semanas de movilización, determinación y convicción, podemos ganar.

¡Sal a la calle!

¡Abajo el gobierno millonario de Johnson!

¡Lucha por un gobierno laborista socialista!