El protocolo firmado por el Gobierno, Confindustria (la patronal Italiana, ndt), Confapi (la confederación de las PYMES Italianas, ndt) y los sindicatos el 14 de marzo representa una capitulación ante los capitalistas y sus intereses. En el mismo se afirma que "la continuación de las actividades de producción puede tener lugar en presencia de condiciones que aseguren niveles adecuados de protección para los trabajadores", pero la sustancia es que la producción continúa, a pesar del objetivo de detener la propagación del contagio.

La crisis del coronavirus es más grave en Italia que en cualquier otro lugar de Europa. Esto muestra el fracaso crónico del gobierno, cuya respuesta hasta ahora ha sido totalmente inadecuada, y que está tratando de desviar la carga económica de la emergencia sobre los trabajadores.

Este artículo fue publicado originalmente en ruso el 23 de abril de 2019 en la página web: 1917.com. Describe el régimen de Putin en Rusia: cómo surgió, sus principales características, y cómo difiere fundamentalmente de los regímenes burgueses tradicionales tal como los conocemos en Occidente.

En los últimos días, el gobierno y el Estado de la clase dominante griega se han embarcado en una guerra abierta y descarada contra miles de refugiados, con la complicidad del cínico régimen de Erdogan y la tolerancia y el apoyo de la Unión Europea.

Los resultados de las elecciones generales muestran que Irlanda ha llegado al mismo punto del resto de Europa en términos de polarización política y la muerte del centro político. Lo que seguirá es un nuevo período de inestabilidad.

El siguiente artículo, publicado originalmente el 26 de febrero por Sinistra classe rivoluzione, critica la respuesta del gobierno italiano a la epidemia de coronavirus. En lugar de informar al público y proteger la salud pública, el gobierno ha creado un pánico innecesario, promulgado medidas ineficientes y suprimido los derechos de huelga y de reunión pública.

En los últimos meses, la monarquía británica se ha visto envuelta en una crisis cada vez mayor, un síntoma de la crisis del capitalismo. Primero tuvimos la suspensión del parlamento con la aprobación de la reina Isabel II, luego la entrevista catastrófica del Príncipe Andrés donde trató de eludir sin éxito su implicación en el turbio asunto de Jeofrey Epstein sobre prostitución infantil, y ahora la crisis del "Megxit" donde la joven pareja formada por el príncipe Harry y su esposa Meghan han decidido desvincularse de la familia real. ¡Hay que derrocar esta reliquia feudal!