Una segunda ola de COVID-19 está haciendo estragos en Europa. Esto no fue inevitable, sino una consecuencia mortal de los gobiernos que priorizaron la riqueza de los capitalistas sobre la salud de la población. Nosotros decimos: ¡que paguen los  patrones para proteger las vidas y los medios de vida! Para luchar contra el virus, ¡abolir el capitalismo!

Al suspender a Jeremy Corbyn, el ala derecha laborista ha lanzado el guante. Se está llevando a cabo una caza de brujas para purgar a la izquierda y hacer del Laborismo un partido fiable para los grandes negocios. La izquierda debe movilizarse y luchar con valentía.

Los tribunales griegos han condenado a los dirigentes de la organización fascista Amanecer Dorado por una serie de ataques asesinos. Este fue el resultado directo de la presión ejercida sobre la burguesía por parte de los trabajadores y la juventud, que son la única fuerza que puede oponerse a la amenaza del fascismo.

El asesinato de Samuel Paty el viernes 9 de octubre generó una ola de indignación en todo el país. Es la primera vez que un ataque de estas características se lleva a cabo contra un profesor. El personal educativo se encuentra en estado de shock, dividido entre el malestar, la ansiedad y la ira.

La complejidad del momento político actual en Bielorrusia y la participación activa de la clase trabajadora en los acontecimientos fueron descritos por nosotros en dos artículos anteriores (aquí y aquí). Pero ahora también tenemos informes más detallados de la escena, que reflejan mucho más vívidamente tanto la naturaleza de la movilización de los trabajadores del país como del impacto de esta movilización.