La enfermedad del coronavirus en Italia ha revelado la naturaleza real del sistema capitalista, haciéndose evidente para millones de trabajadores. Los beneficios se anteponen a las vidas, pero la clase trabajadora está reaccionando con huelgas combativas ¿Qué lecciones pueden extraer de esta experiencia los trabajadores de otros países? Fred Weston nos ofrece una explicación.

Sindicalistas combativos y de izquierda de Italia organizan hoy una conferencia abierta en internet, a las 19 horas, para discutir la situación que viven millones de trabajadores en Italia, Europa y todo el mundo, que se ven  obligados a trabajar en sectores no esenciales o sin condiciones de seguridad suficientes, con el peligro de extender la epidemia de coronavirus entre la población y en sus familias. LLaman a una acción internacional de la clase trabajadora contra esto: la vida antes que los beneficios capitalistas.

Las perspectivas para la economía mundial son cada día más sombrías. Los gobiernos están tirando de todo lo que tienen para enfrentarse a la situación. Pero se quedaron sin munición cuando combatieron la última crisis. No hay salida bajo el capitalismo.

En medio de la conmoción global desatada por la propagación de la pandemia del virus Covid-19, el imperialismo estadounidense ha decidido escalar en los niveles de agresión e injerencia contra el gobierno venezolano. Hace pocas horas, el Departamento de Justicia de EEUU presentó cargos por narcotráfico, corrupción y promoción al terrorismo contra Nicolás Maduro, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, y 13 altos funcionarios estatales, buscando legitimar futuras acciones intervencionistas y golpistas en Venezuela.

Un llamamiento de delegadas y delegados - Publicamos este llamamiento de sindicalistas italianos agrupados en la corriente “Sinistra Classe Rivoluzione” que exigen la paralización de todas las empresas de los sectores no esenciales. El gobierno de Conte ha firmado un decreto al respecto, pero la lista de empresas y sectores señalados como “esenciales” es tan amplia que es una burla a esta demanda. Por su parte, la patronal Confindustria está boicoteando activamente dicho decreto, ya bastante laxo. Por eso, el presente llamamiento sigue manteniendo su vigencia y apela a los trabajadores a movilizarse activamente para conseguirlo.

Con el desplazamiento del epicentro de la pandemia de coronavirus a Europa, la región se enfrenta ahora a su crisis más grave desde la Segunda Guerra Mundial. Todos los pilares de la llamada integración europea se están derrumbando bajo una enorme presión.

Los marxistas portugueses del Colectivo Marxista de Lisboa han hecho este llamamiento por una huelga general hasta que la salud de los trabajadores sea protegida, las palancas de la economía sean democráticamente gestionadas para garantizar la eficiencia y que se garantice el respeto de los salarios y los derechos democráticos de los trabajadores. Este llamamiento ha recibido una gran respuesta en las redes sociales, mostrando el creciente desarrollo de la conciencia de clase y del espíritu de lucha de la clase obrera portuguesa en la antesala de esta pandemia.