Cuestión nacional
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ante la nueva represión del régimen del 78, desde L'Octubre, sección catalana de la Corriente Marxista Internacional, nos oponemos frontalmente a ella. Las 9 detenciones de hoy 23 de septiembre tienen todas las características de un nuevo montaje policial.

El comunicado de la Guardia Civil dice textualmente que los detenidos "podrian estar preparados para llevar a cabo acciones violentas", y que la tarea de los cuerpos policiales será "localizar, y en su caso, incautar pruebas". Estas acciones tienen la complicidad de los principales medios de comunicación: La Vanguardia dice "la Guardia Civil ha requisado material explosivo" matizando que es "pirotécnico". La fiscalía les acusa de rebelión, terrorismo y tenencia de explosivos.

Las detenciones de hoy se suman a una larga lista de detenciones arbitrarias de militantes y activistas que luchan por la república catalana, y tienen como objetivo escarmentar la lucha e infundir el miedo. El caso de hoy tiene muchos paralelos con casos anteriores, como los de Tamara, activista de los CDRs, o los casos de "Piñata, Pandora, etc" contra activistas anarquistas, que finalmente fueron liberados sin cargos.

El caso de hoy salta más a la vista si se compara con el atentado terrorista del 17 de agosto de 2017 en Las Ramblas, cuando la policía secreta española tenía recopilada mucha información sobre los terroristas pero no actuó para detenerlos. Igualmente de escandaloso, y que muestra claramente el carácter político de las detenciones, es el caso del francotirador de Terrassa, simpatizante de Vox, que fue absuelto por la Audiencia Nacional a pesar de haber amenazado de muerte a Pedro Sánchez y poseer armamento en su casa.

El aparato represivo del régimen prepara el terreno de cara a la sentencia del juicio al Procés. La sentencia será dura para enviar un mensaje claro a cualquiera que ponga en duda la unidad de España y la autoridad del régimen del 78.

Como respuesta a la represión de hoy y en la sentencia, se debe organizar una huelga general que paralice Catalunya y que envíe un mensaje claro al régimen de desobediencia y de defensa de los derechos democráticos.